• Administrador

Sexo escrito

Aquí tiene cabida todo lo relacionado con el sexo/sexualidad que no tiene foro especifico.
Responder
rincondivertido3
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 25, 2017 3:43 pm

Lun Nov 13, 2017 1:41 pm

No sé si esto cuenta como práctica sexual, a mi me vale como paréntesis en el estrés de las mañanas frente al ordenador. Suelo hacer relatos a la medida de las fantasías de las mujeres cuando alguna se anima a contármelas, claro. ¿A quién más le gusta esto de estimularse con la imaginación? ¿Soléis escribir vuestras invenciones??
palmitas
Mensajes: 31
Registrado: Jue Sep 14, 2017 6:03 pm

Jue Nov 16, 2017 10:16 am

tienes algún ejemplo de relato que quieras compartir?
Yuri Batres
Mensajes: 36
Registrado: Sab Oct 28, 2017 8:28 pm

Jue Nov 16, 2017 6:09 pm

Me exita
Yuri Batres
Los Angeles, CA
rincondivertido3
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 25, 2017 3:43 pm

Mar Nov 21, 2017 10:07 am

¿Qué temas os gustan más?
palmitas
Mensajes: 31
Registrado: Jue Sep 14, 2017 6:03 pm

Mar Nov 21, 2017 10:55 am

una situacion de lo mas normal que se vaya de madre! para mi es lo que mas me gusta
rincondivertido3
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 25, 2017 3:43 pm

Mar Nov 21, 2017 3:26 pm

He pensado que voy a hacer una historia nueva, Teniendo en cuenta a Palmitas, voy a partir de alguna situación cotidiana que ocurra a partir de este momento. Cuando escribo suelo hacerlo a ratos intermitentes para desconectar unos minutos del trabajo, así que tenéis tiempo para sugerir ingredientes...

a ver qué pasa...
fantasies
Mensajes: 13
Registrado: Sab Sep 16, 2017 7:10 pm

Mié Nov 22, 2017 7:25 pm

de este tema puede salir algo muy chulo estoy deseando leerte
riiing
Mensajes: 14
Registrado: Sab Sep 16, 2017 12:57 pm

Mié Nov 22, 2017 7:31 pm

ohhh espectacion!!!!!!!!!!!!
rincondivertido3
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 25, 2017 3:43 pm

Jue Nov 23, 2017 10:59 am

Ahí va!! Disfruten!!

Soy un hombre muy diplomático a la hora de afrontar cualquier conflicto y suelo ser siempre políticamente correcto, pero hay una parte de mí que es muy rebelde, se salta toda regla, es independiente, va por libre. Hablo de mi pelo, siempre desaliñado, con rizos y remolinos incontrolables. Y para mantenerlo a raya voy a la peluquería, a la que hay debajo de mi casa ¿Para qué complicarse? Así que me pongo las deportivas, el vaquero y la camiseta azul esa de los ribetes blancos y voy para abajo saltando los escalones de dos en dos.

El cartel por fuera dice "unisex", pero debo ser el único tío que se atreve a entrar. Y es que allí no falta la señora que se pasa la mañana debajo del secador con los rulos puestos ni la que te cuenta lo que tiene hoy para comer (quieras tú o no quieras saberlo)
Sonia lleva el negocio, me conoce hace tiempo y es mi peluquera. Cuando entro allí siempre le hago poner música un poco marchosa. Me gusta su sentido del humor y sus palabras con doble sentido que me dice en medio de cualquier conversación cotidiana, debe ser que le agrada un poco de compañía masculina en el local. Es un poco más mayor que yo, y tiene una personalidad muy peculiar que la hace muy atractiva. Siempre hablamos a través del espejo por lo que aprovecho para fijarme las formas que esconde debajo de ese delantal lleno de peines y tijeras. En eso estaba cuando me pellizca la oreja y dice ¿qué miras, pillo?

La cantidad de potingues que tienes en la estantería, disimulé, así que se fue a por uno de ellos, era una crema hidratante y me la empezó a poner alrededor de la nuca. Quita! no me pongas esas cosas!! Estuve a punto de pegarme del techo como un gato engrifado, pero el tacto de sus manos y la caricia que me estaba haciendo me dejo quieto en el sillón. La sensualidad con la que me estaba acariciando me hizo cambiar de idea.
En esto llegó un proveedor que trajo varias cajas de productos de belleza, se fue a la trastienda y desde allí me llamó y me pidió que se las alcanzara al almacén. Una vez allí veo que tiene una camilla de masajes.

Y también das masajes?
- Claro, aquí sabemos de todo... me dijo abriendo un botecito de cristal
¿que ES?
- Anda, deja que te quite esa manía que le tenéis los hombres a las aceites. Túmbate ahí boca abajo.

Como había cierta confianza, así lo hice. Ella levantó mi camiseta y empezó a extender por mi espalda un aceite aromática, después me fue masajeando haciendo presión con las palmas de las manos de un lado a otro, empezando por la cintura y subiendo, cuando iba a la altura de los omoplatos me quité la camiseta

Vaya, para que mi aceite no de disgusta tanto, no?, me dijo de forma picarona
Son tus manos...

En la zona del cuello el masaje me estaba empezando a gustar demasiado, luego se dedicó a ir de arriba a abajo recorriendo mi espalda con esas manos, al subir se agachaba un poco y me rozaba con los tirabuzones que siempre lleva en el pelo. Esto se va a ir de madre, pensé.
Terminó y me incorporé apoyado en la camilla, nos quedamos mirando frente a frente, en silencio, midiendo las distancias, valorando los riesgos, analizando... hasta que estalló la tensión acumulada!. Le planté un beso en la boca cogiéndole la cara con las dos manos. Sus labios respondieron a los míos con igual intensidad, unos segundos después la había llevado contra la pared, devoraba su cuello y nos seguíamos comiendo a besos mientras las manos de ambos se habían dado permiso para explorar los cuerpos tocando por todas partes y al suelo cayó su delantal con todos los utensilios de peluquería, algunos botones se soltaron por ambas partes.

El trepidante comienzo dio paso a fase más tranquila. Cogí el botecito de aceite y me empapé las manos, volteándola de espaldas a mí levanté su camiseta negra para repetir el masaje, ahora en su cuerpo. Esto estorba un poquito, dije mientras soltaba el sujetador, mis manos recorrieron su espalda, a cada pasada iban extendiendo la aceite pero también conquistando nuevas zonas de la piel, embadurnado acaricié sus pechos ya desnudos y me detenía a apretarlos ligeramente, sus pezones se habían endurecido y los hacía pasar entre mis dedos uno a uno mientras la besaba en el cuello. Luego bajé las manos por delante hasta la cintura metiéndolas por dentro del pantalón hasta llegar a las nalgas, apretándoselas y haciendo bajar el pantalón un poco, repitiendo el recorrido iba cada vez un poco más hasta la entrepierna por encima de su ropa interior hasta tocarla y sentir como los labios de la vagina se habían separado al paso de mi dedo.

Se dio la vuelta y me besaba al tiempo que su mano derecha entró decidida en mi ya abultada ropa para apretarme el paquete, no tardó en meter dentro la mano y empezar a jugar con mi pene sacándolo hacia arriba. Nos deshicimos de la ropa y zapatos que quedaban. Se montó a la camilla mirándome con una pícara sonrisa. Sentada en el borde y recostada hacia atrás terminé de embadurnarle las piernas tocando la cara interior de sus muslos acercándome poco a por a su sexo hasta frotar su clítoris con la mano vuelta e introduciendo ligeramente los dedos con mi movimiento.
Utilicé un taburete con ruedas que había por allí, separó las piernas para doblarlas sobre mi espalda cuando empecé a lamer con intensidad su sexo, mi lengua parecía estar tan dura como de hecho estaba mi miembro, el cual tocaba yo mismo de vez en cuando, mientras devoré su coñito moviendo fuerte mi lengua de lado a lado, subiendo hasta el clítoris por momentos y volviendo abajo, sus manos apretaban fuerte el lateral de la camilla, su gemidos se volvían intensos y entrecortados, puso su mano sobre mi cabeza y apretó hacia abajo mientras la seguía lamiendo hasta que me dijo. VEN!!

Sujetando por la base mi fuerte erección fui entrando lentamente en su vagina, vi como mi glande rosado se perdía entre sus pliegues mojados hasta meterla del todo. La verdad es que llevaba meses deseando probar su coño, por fin hoy se había materializado la oportunidad. Tenía tantas ganas de follar con esta mujer que me costó controlarme para no acabar en 10 segundos, lo hice, tomé aire y empecé lento, entrando con ímpetu y saliendo un poco más despacio, atento a sus reacciones para determinar el ritmo a seguir.

Se incorporó sobre los codos, me miraba fijamente con la boca entre-abierta respirando profundamente al mismo ritmo que recibía mis embestidas. Yo podía notar su vagina cada vez más blanda, en algunos momentos la acción se volvía un poco más salvaje y yo me deleitaba observando cómo le estaban rebotando las tetas a cada golpe, se dejó ir hacia atrás y arqueó un poco la espalda. Entre gemidos murmuraba por lo bajo... fóllame, fóllame!

Mi peluquera quería más de mí, se giró juntando las piernas a un lado, luego bajo de la camilla, se apoyó en ella con los codos y se colocó para mí. Desde atrás me agarré bien a sus caderas, nos acoplamos y aquello entró de golpe, dando paso a una sesión de sexo de lo más intenso, con ese característico sonido de los cuerpos rebotando uno contra el otro, disfrutando sin complejos ni tabúes, mis manos acariciaban sus tetas por momentos, en ocasiones se presionaba el clítoris con el dedo, me pedía más y más al tiempo que su respiración se volvió más agitada y rápida. Supe del intenso orgasmo que estaba sintiendo mi compañera cuando en silencio enterraba las uñas en la camilla. Aflojé poco a poco. Salí.
Me indicó que me tumbara boca arriba a así lo hice, ella empezó a masturbarme cada vez más rápido y fuerte, en ocasiones acercaba su lengua a rozar mi polla mientras me piraba con la misma picardía del principio hasta que me hizo explotar como un volcán en erupción escurriendo caliente esperma sobre su mano.

FIN
Yuri Batres
Mensajes: 36
Registrado: Sab Oct 28, 2017 8:28 pm

Jue Nov 23, 2017 4:24 pm

Que buen relato. Gracias. Buana motivación para ina buena paja.
Yuri Batres
Los Angeles, CA
rincondivertido3
Mensajes: 15
Registrado: Lun Sep 25, 2017 3:43 pm

Mar Nov 28, 2017 11:44 am

Os ha gustado? Tenéis alguna petición especial? Mandarme un mensajillo...
Responder